"Desarrollando mi inglés, y a mí misma" - Madoka - BELS Malta

Vea las ofertas actuales!

Seguir mi intuición y dejar mi casa para estudiar en el extranjero

Conoce a Madoka, una enfermera japonesa de 29 años que se tomó un descanso de su rutina y vino a BELS para aprender inglés. Lee su historia.

Hola a todos, me llamo Madoka y tengo 29 años. En este momento me estoy tomando algo de tiempo libre en el trabajo ya que he venido a Malta para hacer un curso de larga duración. Sin embargo, soy enfermera titulada y trabajaba como enfermera en Japón antes de realizar este viaje.

En estos momentos estoy a mitad de curso y me siento satisfecho de lo que he conseguido, así que me gustaría compartir mi historia y mi experiencia con vosotros.

Mi inspiración para estudiar inglés en el extranjero

Al principio, fue muy intuitivo. Vivía la misma rutina en Japón en mi trabajo de enfermera y necesitaba algo más estimulante. Buscaba un cambio y lo primero que se me ocurrió fue estudiar en el extranjero.

Quería visitar diferentes países y relacionarme con mucha gente, para crecer como persona. Así que decidí aprender inglés porque es una herramienta importante para viajar y conectar con la gente.

La razón por la que elegí Malta como destino para estudiar en el extranjero

Siempre me interesó Malta por la increíble belleza del mar y de los edificios cuando veía fotos sobre el país. Además, debido a las restricciones de viaje de la época, viajar a Malta era posible y también seguro. Así que cobró más sentido. El hecho de que pudiera viajar a otros países europeos fácilmente desde Malta también era atractivo. De hecho, he estado en Barcelona y lo recomiendo.

La elección de BELS como escuela

Tengo 29 años y la edad de los estudiantes en BELS me parece buena y más relajada.

Decidí estudiar en BELS porque quería estudiar en un entorno tranquilo. Mucha gente siempre sugiere los pueblos o ciudades más grandes, como Sliema y La Valeta. Pero pensé que estar en una ciudad costera y cerca de la naturlaza podría ser una buena, así que decidí estudiar en BELS.

Mis primeras impresiones de la isla

Cuando llegué por primera vez, pensé sinceramente que no había más que hierba y piedras en el campo. Cada vez que pasaba un coche, había mucha arena volando y era algo nuevo para mí. El mar era precioso y me impresionó mucho. Si te gusta el campo y la naturaleza, este es tu lugar.

Hacer nuevos amigos

Hacer amigos en BELS fue fácil. Las clases son realmente pequeñas, así que conocía a muchas de las personas que pasaban por allí. Fue fácil hablar con la gente de la misma clase porque tenemos los mismos conocimientos del idioma; las clases están divididas según el nivel de inglés. También fue fácil porque vivo en un alojamiento para estudiantes, así que puedo hablar con mucha gente allí.

Mi camino durante el aprendizaje

Las clases aquí son muy divertidas. En Japón, todas las clases eran aburridas y siempre tenía sueño. En BELS es todo lo contrario, con muchas actividades y debates. Estoy aprendiendo mucho hablando por mi cuenta.

En realidad, he avanzado mucho si pienso en mi primer día. Mi estancia es de 20 semanas y ahora he pasado exactamente 9 semanas de la mitad. Al principio, estaba un poco confusa y mi mente estaba en plan «…» todo el tiempo, me daba pánico porque no sabía qué decir. Ahora, puedo entender un poco más. Me da confianza el hecho de que estoy siendo capaz de hablar, aunque mi gramática sea un desastre.

Además, al principio no podía entrar en la cafetería porque no sabía nada de inglés, pero cuando me armé de valor, pude entrar.

Otras experiencias que aportan valor

He aprendido mucho más que el inglés. Por ejemplo, la amabilidad: siento mucha amabilidad por parte de la gente de aquí. Cuando llegué aquí por primera vez, no sabía lo que era la derecha o la izquierda.

Me preguntaba «¿Dónde está el supermercado?» y ni siquiera sabía cómo ducharme porque todo era diferente. La gente de otros países me enseñó todo

Aunque no entendiera lo que decían, me lo traducían y sentí mucho la amabilidad de la gente.

Aprendí otras dos lecciones importantes que me ayudaron a salir de mi caparazón: hablar por mí misma y actuar por mi cuenta. Incluso en clase, si no entiendo algo, tengo que expresarlo a los profesores; si no, la clase continúa y yo me pierdo.

Reflexiones finales

Si tuviera que elegir tres formas de resumir BELS, serían:

  1. Pequeño y hogareño – era fácil encajar aquí.
  2. Clases divertidas – lo recomiendo porque muchos de los profesores son divertidos.
  3. Organizado y limpio – los baños eran fáciles de usar.

Vea su testimonio en vídeo en japonés aquí: